Blog

Que fue antes? deporte o resiliencia?

Visto: 346

Este verano en Río estamos viendo grandes ejemplos de resiliencia, de superación, de logro de metas y de afrontar pérdidas y errores.

Día a día en gimnasios, piscinas, campos de fútbol de barrio, parques…también vemos como el deporte ayuda a que nos relacionemos con otras personas, nos enfrentemos a nuestros límites, fracasemos y nos volvamos a levantar, aceptemos críticas, injusticias, gestionemos expectativas e identifiquemos nuestros puntos fuertes.

El deporte nos hace resilientes y la capacidad de resiliencia nos ayuda a ser deportistas.

El deporte canaliza emociones, focaliza objetivos, permite que pongamos nuestra mente en aquello que queremos alcanzar y que encontremos la forma de superar aquello que se ponga por delante.

Situaciones personales difíciles, nuevos comienzos, enfermedades…han tenido en el deporte el anclaje para superar el dolor.

Algunos ejemplos son Simone Biles y las adicciones de sus padres, de los que tuvo que separase con 6 años, Yusra Mardini, refugiada Siria que se vio obligada a abandonar su país, o  Melissa González, que cambió el fútbol por el hockey para superar la muerte de su padre.

Alguien me dijo una vez…”no hay mal ánimo que no mejore con una carrera y aire libre”, pues eso, superar el dolor a través del ejercicio, del cuidado y al mismo tiempo, la lucha con nuestro cuerpo, nos calma.

Hay una frase en la entrada de un centro de entrenamiento que dice,

“Le llaman suerte pero es constancia, le llaman casualidad pero es disciplina, le llaman genética pero es esfuerzo…ellos hablan, tu entrenas”

Esta es una de las claves de la Resiliencia, la constancia, el esfuerzo…la búsqueda de nuestro para qué.

Quedémonos con las frases de deportistas, de las grandes estrellas y de los del día a día “Voy a seguir…a dar lo mejor de mí… a superarme…a disfrutar…”